lunes, 6 de diciembre de 2010

MACAS: ANTECEDENTES HISTORICOS Y NOMBRE

Foto: Oswaldo Cruz P.
 Macas es regazo de la ciudad española llamada Sevilla de Oro, fundada por José Villanueva Maldonado en 1575 y considerada como jurisdicción de la Gobernación de Yaguarzongo.

Las Gobernaciones de Quijos y Yaguarzongo desde el año 1540, se disputaron por la conquista de la tierra de “Macas”. En 1549, Hernando de Benavente consiguió permiso de La Gasca para realizar la expedición a las “tierras de los Macas”, y con 150 hombres partió desde Cuenca, Alausí por las cabeceras del río Cebadas y las alturas de Atillo, bajó hasta la laguna Negra; de ahí pasó a Zúñac, Piara,  por la orilla izquierda del río Upano. Visitó la tierra de Macas, avanzó al sur hasta encontrarse con la resistencia de los nativos.

En 1563, Juan Salinas Loyola, Gobernador de Yaguarzongo, por orden del Gobernador de Quijos emprende la expedición a las tierras de Macas; Salinas Guinea, ante esta oportunidad, manifiesta su agradecimiento e indica que todos los caciques se dignen esperar para llevar a efecto la fundación de Nuestra Señora del Rosario, realizada el 15 de Agosto de 1563, ciudad que terminó años después por desaparecer. (Revista Sikuanga)

El nombre de Macas

Aquiles Pérez (Historiador), hace detenida referencia al topónimo de la siguiente manera:
“Macas, pueblo prehistórico, cuya etimología la definimos en estos idiomas:

1.-Del jíbaro Maca (ndúa), el azor (una ave); de macá (ngi), serpentón venenoso;  de maca (yé) mimbre para hacer canastas.
2.-Del Mocoa maca, cosa; de maca (miña),  árbol de Brasil
3.-Del Ayamara maca, parecido; de maca (y), golpear; de maca (cha), cántaro muy grande; de maca (ya), maldiciente, insultante.
4.-Del Quichua macas, cántaro mayor. La del Quichua guarda relación con los grandes cántaros arqueológicos descubiertos en la zona de Gualaquiza.

A pesar  de las múltiples posibilidades lingüísticas que ofrece el autor, ninguna de ellas, a excepción del Shuar o del Quichua son las que deben corresponder al nombre de Macas.

El mismo autor abona un criterio real al respecto, cuando dice que a la Macandúa la crearon y mantuvieron con fines religiosos y la consideraron como una deidad, en homenaje de la cual le pusieron el “nombre de Macas a la planta fundada en 1563”

Historia Colonial del Gobierno de Macas, 1563-1820, Alfredo Costales, C.C.E., Núcleo de Morona Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario